Adam Cianciarulo estaba cuajando una espectacular temporada de novato, el de Kawasaki, había sido el piloto más rápido en todos los entrenamientos disputados hasta la fecha, y había saboreado el podium en dos ocasiones en su primera temporada en la categoría de 450, pero todo se torció durante el supercross de Arlington, cuando cayó en los entrenamientos y se rompió su clavícula, Cianciarulo tuvo que pasar por el quirófano, y la semana pasada el de Kawasaki tuvo su primera toma de contacto con su KX450.

Con la temporada de supercross suspendida por el Coronavirus, Adam estará listo para cuando la temporada se reanude, como el mismo lo confirmó en sus redes sociales.