No es nuevo que los encargados de dar forma a los circuitos en el AMA supercross, utilicen la Cal como elemento de absorción del exceso de agua. Cuando la lluvia aparece o se hay previsión de precipitaciones, la tierra con la que se construye el circuito se mezcla en una pequeña proporción con cal, para que esta, absorba mejor el agua sobrante. Este año las cuatro carreras de California, han sido todo menos climatologicamente hablando apacibles, la última en San Diego, se llevó la palma, ya que se disputó sobre un enfangado terreno, consecuencia de las lluvias caídos en los últimos días y durante la noche, y parece que ante la previsión de lluvia copiosa, los organizadores emplearon la cal de forma abundante.

Las redes sociales han echado humo debido a las lesiones que la cal han producido a varios pilotos, o de eso se quejan muchos de ellos, pero además  el estado en el que han quedado algunas motos, es auténticamente sorprendente, el exceso de cal puede producir abrasiones en la piel, y por supuesto un daño a las partes mecánicas de las motos irreparable.

Desde la noche del sábado, numerosos pilotos han acudido a las redes sociales para quejarse de que la piel se quema con la cal y los mecánicos se quejan de que la cal también dañó las motos. “Otros corredores y yo tuvimos problemas con las quemaduras y erupciones de la cal”, dijo Ken Roczen . “¡Es tan malo que apenas puedo sentarme hoy, ¡de verdad! Los pezones se han ido demasiado bien jajaja. Esto apesta “.

 Tyler Bowers comentó “Entonces, ¿vamos a hacer algo con respecto a estas quemaduras químicas en nuestros cuerpos y nuestras motos destruidas o simplemente vamos a actuar como si nada hubiera pasado? “

Vicent Freese

Las consecuencias de la carrera de San Diego han sido importantes, no sólo por la dificultad del terreno después de las abundantes lluvias, si no también por las secuelas que algunos pilotos han tenido, en forma de abrasiones, y el estado en el que han quedado algunas motos, los afortunados pilotos oficiales, no tendrán problema y en Minnesota sus motos volverán a lucir impolutas, pero los pilotos privados, que no son tan afortunados, tendrán que rascarse el bolsillo.