Se acabó. Se acabó el mundial y lo único que nos queda ya es el plato fuerte del año, el MXdN. Pero no nos podemos quejar, para nada! Ha sido una temporada impresionante, el temprano dominio de dos pilotazos, Jonass y Cairoli, que se ha visto ensombrecido por el crecimiento exponencial de otros dos. Prado y Herlings. Ha sido una temporada brutal! Y además, tenemos un campeón del mundo español! Quizá no es como lo habríamos deseado, no es plato de buen gusto lograr un mundial debido a la incomparecencia de tu rival debido a una lesión, pero es lo que hay, y Jorge le llevaba ya 46 puntos a un Jonass que llegó a llevarle más de 50 a principios de año, eso es haberle ganado al letón 100 puntos, por no sumar los de Imola, algo nada desdeñable y, ciertamente, algo muy, muy difícil.

Desde que en 2010 Carlos Campano se proclamara campeón del mundo de MX3 hemos estado buscando a “The next big thing”, y éste ha resultado ser Jorge Prado. Jorge ha logrado hacerse con el mundial de MX2 en su segundo intento. Campeón del mundo de 65cc en 2011, campeón de Europa de 125cc en 2015 y ahora campeón del mundo de MX2 en 2018! Francamente, y llevo media temporada diciéndolo porque no me gusta subirme al carro una vez está en marcha, no lo vi venir. Terminó el año pasado en séptima plaza, con más sombras que luces, no convencía en calor extremo, tampoco en barro o terreno duro. Parecía que necesitaba algo más de cocción a fuego lento, necesitaba crecer, aunque mimbres había de sobra para ser campeón, si bien a mi juicio eso llegaría en 2019. Añadamos a eso una inoportuna lesión en pretemporada y un comienzo de año titubeante debido a una fuerte caída en Argentina y algo de falta de ritmo junto a  un comienzo de año meteórico de Jonass y el tema parecía zanjado. Bien, al que le falta cocción, o un hervor, es a mí. Menuda demostración de poderío! Espero, Jorge, que sepas perdonarme. Prado ha crecido en cada uno de los GGPP que ha corrido, creo que ni él pensó jamás que lograría lo que ha hecho, y no es más que el fruto del trabajo diario. Mientras la distancia de Jonass con Jorge iba menguando, éste se iba creciendo, y con él su leyenda y la seguridad, por parte de todos los implicados en este mundo del motocross, que Jorge se iba a proclamar campeón del mundo. Jorge no es que haya ganado, es que ha destrozado literalmente a Jonass dando una sensación de seguridad y frescura que no le hemos visto a nadie. Le echaran lo que le echaran Jorge era capaz de dejarnos con la boca abierta. Sus victorias, fraguadas desde una salida impecable que le colocaban entre la primera y segunda plaza en cada GP, aderezadas con un altísimo ritmo desde el principio, sin apenas errores y jamás, repito, jamás poniendo una rueda mal (cuántos errores le habéis visto a Jorge este año?) le alejaban del pelotón del cual solía resaltar un  Jonass en dura batalla contra sí mismo, su montura y el trazado. Mientras Jonass luchaba contra los elementos, Jorge se transformaba en un elemento más, y así ha ido cimentando su título, manga tras manga, vuelta tras vuelta. Jorge es un dignísimo campeón, el orgullo de España y un pilotazo como la copa de un pino. Jorge ha paseado la bandera y el himno nacional por todos y cada uno de los GGPP de este año para desgracia de un Pauls Jonass que lo ha dado todo, pero no ha sido suficiente. Jorge ya no es el futuro, es el presente. Tenemos un campeón del mundo español!!!!

Jonass lo ha probado, pero no ha resultado. A su meteórico comienzo logrando 3 GGPP seguidos le ha seguido una segunda parte de mundial en la que la irregularidad ha sido la tónica. Errores tontos, pequeños, pero errores, le han alejado de los puestos de honor, cuando no se le iba la rueda, recibía un trallazo, pero el tema es que Jorge era capaz de meterle segundos, y esos segundos Pauls no los podía remontar. Hay que descubrirse ante Pauls, ha hecho un mundial sensacional, ha aguantado el dolor de una rodilla destrozada desde el golpe de Turquía sin quejas y siempre sonriendo, a pesar de ver que el mundial se le escapaba manga a manga. Finalmente ha tenido que tirar la toalla debido al dolor que era inaguantable y se operó el mismo Miércoles, renunciando a correr en Imola y entregando las escasísimas opciones de título que todavía tenía, y es que, aparte de una debacle de Jorge, Pauls debía ganar las dos mangas (o hacer primero y segundo) para ser campeón con una rodilla que pendía de un hilo. Para mí el principal error, y algo que ya apunté en la previa de este mundial allá por Enero o Febrero, fue el cambio de De Reuver por Harry Everts, algo que luego se destapó como una obligación por parte de terceros, más que algo que el propio piloto deseara. Me consta también que la cosas no han ido muy buen entre KTM y Pauls desde hace ya tiempo. Ahí se comenzó a fraguar el fracaso y, aparte de los tres primeros GGPP donde estuvo intratable, Pauls se ha ido deshaciendo al tiempo que Jorge iba creciendo de manera exponencial. Qué es lo siguiente? Seguirá en MX2 o pasará a MXGP? Según apuntan, es más que posible que suba a MXGP de la mano de Husqvarna, no está a gusto en KTM por, al parecer, una serie de asuntos, aunque yo esperaría un año más, obviamente, con el agua revuelta, no en KTM, pero esperaría algo más, y recuperaría a De Reuver.

No vamos a eternizar este artículo porque queda tela que cortar y además, la proximidad del MXdN y el trabajo, no me dejan alargar lo que quisiera este mismo, así que pasaremos por lo más importante de manera rápida.

Olsen ha estado donde se le suponía, sobrio, elegante, comedido pero efectivo, se ha llevado el tercer puesto, parecía que este año debía aspirar a algo más, pero ahí se ha quedado, y no está nada mal aunque haya sabido a poco. Watson ha tenido un gran año, quizá salpicado por algún que otro error estúpido que le ha arrebatado puntos, pero en general ha realizado una gran temporada que debería llevarle a luchar cara a cara con Olsen en 2019. Covington no tuvo un gran comienzo de año pero sí un buen final, y el hecho de anunciar su marcha a USA parece que le ha espoleado. Comenzó la temporada de manera titubeante, con alguna lesión, pero Thomas ha dejado el pabellón alto y es una clara elección al MXdN del 2019 en Assen por USA. Suerte Thomas en el retorno a tu casa!

Me ha gustado mucho Vlaanderen, ciertamente, y creo que es el eslabón que le faltaba a la selección holandesa para el MXdN tras la polémica surgida con Sudáfrica por el uso de su bandera, siendo sudafricano! Mal negocio por parte de Sudáfrica que se pierde a un pilotazo tremendo. Quizá su primera victoria en Indonesia le pasó factura porque le costó volver a centrarse, pero hay piloto, vaya que lo hay! Geerts es un piloto que ha ido de menos a más, sobretodo como, igual que Prado el año anterior, ha podido dejar los libros en Junio para centrarse al 100% en su pilotaje, y se ha notado. Hay piloto aquí también, por lo menos para luchar con los Olsen y Watson que serán los que escolten a Jorge el año que viene. Sí, esta vez no cometeré el error de dejar a Jorge a merced de la lógica, Jorge es el máximo candidato al título en 2019 también.

Bien Cervellin, primera moto privada, mal Lawrence, que no ha estado a la altura de lo esperado en ningún momento, pero en ninguno y al que no tendremos oportunidad de volver a ver por estos lares hasta el MXdN de 2019 ya que se va a USA con el Team Geico. Jacobi ni frío ni calor, teníamos más esperanzas depositadas en él pero su pilotaje alocado no ha arrojado resultados. Muy, pero muy bien Anthony Rodriguez, que vino a suplir la baja de Brylyakov, puesto en Yamaha que le ofrecieron a Larrañaga y que tuvo que dejar pasar por tener contrato en vigor con Husqvarna, por ello aún no ha anunciado su nuevo equipo para 2019, porque no será Husky y sigue teniendo contrato, que ha estado a la altura esperada y más de un piloto que provenía de USA así, a lo loco. Las ha pasado canutas el venezolano y ha hecho unas carreras tremendas. Y hablando de Iker, qué faena la lesión! Tal y como apuntábamos a principios de año, Iker ya había logrado superar esa barrera del Top10, metiendo la cabeza en el top8, y justo cuando esbarábamos el boom del piloto se nos lesiona y al traste con todo. Iker militará en un buen equipo para 2019, aunque aún no pueda decir cuál es, cambiando de nuevo de colores, y estamos seguros de que va a ser un gran año!

Mala, muy mala suerte para Rubén y Jorge Zaragoza, sendas lesiones les han dejado en la cuneta. Jorge lo volverá a probar en 2019, de Rubén sabemos que tiene ofertas, pero no sabemos si son realmente interesantes, y es una lástima, porque Rubén tiene madera…

Y en MXGP, qué? Espectáculo mayúsculo el que nos han ofrecido Herlings y Cairoli, MAYÚSCULO. Cuando estos dos se las han tenido han dejado a 40 segundos al tercero. Se llevan 10 años y parecen de la misma edad. A Herlings le ha costado cogerle el ritmo a la categoría, le costó la mitad de 2017. Luego en 2018 aún tenía algunos flecos que mejorar, concretamente las salidas. Y lo hizo. Y adiós. Le pusieron un cuentarrevoluciones en el guardabarros delantero y asunto solucionado. Su entorno dice que es un animal, entrena como una bestia, lleva una vida de monje, duerme, come y entrena. Y se ha visto. Herlings es una bestia. Jamás he visto tal nivel de determinación, su forma de barrer a la competencia es absolutamente demencial. Ya lo demostró el año pasado en USA en esa carrera que corrió suelta, lo ha vuelto a demostrar, con una rotura de clavícula y operación por medio. Absolutamente increíble lo de Jeff que está llamado a romper todos los records habidos y por haber. Lo cierto es que esta epidemia de lesiones que ha sufrido no le dejan en buena posición para arrebatar los diez títulos a Everts, ni siquiera los nueve a Tony. Le quedan cinco para igualar a Tony, y lo cierto es que con este despliegue de talento parece algo relativamente sencillo, pero dentro de cinco años Jeff ya tendrá 29 y veremos si no aparece algún piloto, llámese Prado, que le plante cara. Lo voy a decir claramente porque si no lo hago, exploto, si Tony es el más grande, Jeff es Dios. Ya me relamo esperando su MXdN donde va a ir a por todas! Y es que con la espantada del Team France, que cada años nos deleita con un nuevo espectáculo, parece que USA tiene el camino expedito, pero ojo, porque Holanda, los Países Bajos para ser exactos,  puede ser la cenicienta de este MXdN, un país que cabe la friolera de 236 veces en USA y con 17 millones de habitantes por los 325 millones de USA puede hacer sombra a los Yankees capitaneado por el Sr Jeffrey Herlings. Pura épica.

Y Tony? Lo de Tony es sencillamente maravilloso. 33 años, muchos para el MX, y ahí está, ahí sigue, plantando cara a Jeff. El único capaz de seguirlo y de ganarlo. Se ha reinventado mil veces, y es sabedor de que para 2019 debe reinventarse más aún. El nivel de pilotaje que ha alcanzado es soberbio, y tan sólo las diferencias físicas y en intensidad con Jeff le ponen freno. Ha comentado en varias ocasiones que, a veces, la velocidad que llevan tanto él como Jeff le da miedo, que van demasiado rápido y con una intensidad y agresividad que nunca se ha visto, no en vano doblan hasta al séptimo a veces. Tony sabe que debe reinventarse de nuevo. Va a tener que buscar una mejor forma física, fijaos que muchas veces Jeff ha adelantado al italiano en los últimos cinco minutos, y que va a tener que buscar una intensidad mayor. Comenta, también, que es posible que corra más carreras aparte del mundial, dado que le cuesta pasar a los doblados con la rapidez que lo hace Jeff, y eso sólo se logra compitiendo. A reinventarse toca!

Por detrás, a un mundo, el resto de los mortales empezando por un soberbio Clement Desalle que  ha sido el único capaz de arrebatar una manga y GP al dúo de cabeza, el único. Ya eso habla mucho, y bien, del belga. No baja la cabeza jamás, es un pit bull, ataca y ataca y ataca… pero cuando te enfrentas a esos dos, es muy difícil. Un Paulin muy desdibujado, de hecho abandona la estructura oficial de Husqvarna para dar con sus huesos en el Wilvo Yamaha con material semioficial, para mí el último cartucho del francés que ha pasado por Yamaha, Husqvarna, Honda  y Kawasaki, ha logrado quedar en el Top5 gracias a la inoportuna lesión de Febvre que poco a poco iba cogiendo ritmo, aunque lejos de Tony, y se queda sin MXdN por una nueva lesión.  Gajser, que a raíz de la lesión de mandíbula ha ido poco a poco cogiendo la forma, ha llegado al punto de ser uno de los mejores del grupo de mortales, aunque aún lejos del Gajser que deslumbró en 2016, bastante lejos, como Romain.

Me ha gustado Coldenhoff, que el año que viene se va al Standing Construct, me ha encantado Seewer, que parece se ha adaptado bien a la MXGP y me ha encantado Anstie, que tras la seria lesión de Redsand ha hecho una temporada magnífica y al que Husky va a echar de menos, mucho, el año que viene. Van Horebeek, como comentábamos a principios de año, ha ido de más a menos. En estos momentos no parece que tenga clara su temporada 2019, dice que no va a correr por cacahuetes, y el portazo de Yamaha para coger en su lugar a Seewer ha sonado fuerte. Pocas opciones le quedan. En cambio, Bobby seguirá en el Bos GP, junto a un Searle al que se le acaba el crédito, pero esta vez sobre Kawasakis y con algo más de ayuda. Desde luego Bobby merece más, mucho más, pero mucho me temo que la ampliación del calendario de carreras está mermando económicamente a los equipos, habíamos llegado a tener equipos de hasta tres pilotos, hoy día, con la temporada concluida los hay que aún no han determinado un segundo piloto, y eso es mala señal.

La verdad es que poco más que contar, ha sido un año tremendo, de duelos inimaginables entre Herlings y Cairoli, hemos visto a Herlings arrasar, a Cairoli dar la cara y engrandecer todavía más su leyenda, a un Iker que por fin ha sacado la cabeza y ha dicho “Eh! Que estoy aquí!”. Hemos visto  duelos terroríficos entre Jonass y Jorge, donde hemos visto a Jorge crecer, crecer de verdad y emocionarnos con un pilotaje soberbio. Los que ya llevamos algo en esto, recuerdo el día que Jorge me pegó una pasada de libro con su 85 mientras yo iba con una 250 hecha y derecha, ya sabíamos de la existencia de Jorge y de que este día llegaría tarde o temprano, pero no por eso deja de emocionarnos y de alegrarnos.

Bien, hasta aquí este texto y hasta aquí mi vida de reportero, ha sido un placer, todo estos años, primero gracias a Crossprensa y después gracias a Mxmotocross, pero creo que ya va siendo hora de colgar la pluma, y la verdad, qué mejor manera de hacerlo que habiendo podido decir que Jorge Prado es campeón del mundo de MX2. Seguiré trabajando por el motocross como siempre he hecho y, a pesar de haberme ido de Facebook, siempre podéis pasaros por mi perfil de twitter @themakx donde sigo activo tratando de acercar el motocross a todo aquel que, por la razón que sea, no llega. Gracias a todos y un enorme abrazo! Hasta siempre y nos vemos en los circuitos del mundial!!!

Dios salve el motocross!!