KTM SXF 350 2020

Parece que KTM se ha relajado un poco para este 2020, y no lo digo como algo negativo, está claro que se lo pueden permitir después de los avances logrados en los últimos cuatro años, consiguiendo poner en el mercado modelos tan eficientes y vanguardistas que han obligado a ponerse las pilas hasta el más potente de los fabricantes japoneses. Además, el departamento de velocidad, si quiere dar el salto de calidad que tan cerca tienen, necesita toda la atención posible.

Para este 2020 KTM se ha centrado en pulir detalles y perfeccionar sus modelos siempre teniendo en cuenta las preferencias de sus usuarios.

En la prueba de hoy os detallaremos nuestra experiencia con la nueva SX350F.

El circuito elegido para el test es Santa Mónica (Villasequilla)

CAMBIOS:

Nueva configuración de horquilla WP ahora denominada XACT con un nuevo pistón y setting en busca de un mejor tacto de suspensión.

Nuevo ajuste de suspensión trasera.

Rediseño de la caja del filtro de aire para mejorar las prestaciones en toda la gama de potencia, con cubierta de aire opcional incluida con la moto (con agujeros que permiten mayor paso de aire)

Nuevos mapas seleccionables en manillar más diferenciados uno de otro respecto al modelo anterior.

EN EL CIRCUITO:

La verdad es que con tan pocos cambios la prueba se antojaba poco emocionante, pero siempre hay que darle el valor que tiene probar los nuevos modelos de la firma naranja puesto que no hay año que no mejoren lo que tienen, aunque sea levemente como este 2020.

La moto es casi calcada a la del pasado año a excepción de los renovados gráficos y la denominación de la suspensión. Lógicamente si el año pasado hablábamos de una ergonomía excelente eso se mantiene. La moto tiene un tamaño ajustado, es estrecha donde nos agarramos con las rodillas y en la zona de los radiadores y la parte trasera permite total movilidad. La altura del manillar y su forma junto al resto de los mandos rozan la perfección, la ergonomía es de sobresaliente y lo de que las KTM se sentían raras respecto a las japonesas ha quedado en el olvido, más bien yo diría que estas marcan la referencia ahora.

El arranque funciona perfectamente y como siempre pasa en la 350 y aún más en la 450 notamos algunas vibraciones a ralentí que luego en marcha según aumentamos las rpm se notan menos, nada importante, pero está ahí y lo tenemos que decir.

Una vez salimos al circuito pudimos darnos cuenta rápidamente que este motor se siente un poco más vivo de reacciones y como más libre de revoluciones. Yo diría que las modificaciones en el filtro de aire y los mapas han surtido su efecto y han conseguido que esta 350, aun continuando con su genética de altas revoluciones, por fin podamos empezar a contemplarla como una 450 pequeñita, y es que ahora el motor facilita más el poder curvear en tercera sin sentirte tan falto de par como pasaba estos años atrás, que te obligaba a reducir de marcha más de lo deseado. En ese aspecto el motor se ha vuelto más fácil de utilizar y sigue manteniendo esos estupendos medios y una estirada en altos solo digna del mejor 250, un motor muy completo sin duda y el mejor 350 hasta la fecha para amateurs y veteranos.

La parte ciclo se comporta muy bien, y pese a que las inercias de este 350 hacen que las sensaciones se asemejen más a un 450 que a un 250, la moto se maneja muy bien y meterla en curva se hace sin problemas, todo ello mejorado con la capacidad de entrar en una marcha larga como es la tercera con muy poca retención de motor.

La ergonomía es tan buena que nunca puedes pensar en que algo te molesta o algo no está en su sitio, todo es perfecto. Lo único que en mi caso me hacía prestar especial atención es que el acelerador se acciona con demasiada facilidad y en alguna ocasión me vi en apuros en caídas de saltos con baches donde aceleraba sin querer. Cuestión de acostumbrarse, pero está claro que KTM y Husqvarna han elegido aceleradores muy suaves para mi gusto.

La nueva configuración de la suspensión hace alguna mejora, pero no esperes un milagro. Es cierto que en el bache pequeño la horquilla quiere copiar mejor que antes, pero el tacto sigue siendo muy parecido al del pasado año. El chasis se mantiene con el aumento de rigidez del año pasado. Esto puso en evidencia los puntos negativos de la suspensión más que nunca, y este año a pesar de los cambios solo podemos decir que se siente un poco más confortable, pero sin llegar a lo que demandábamos. El año pasado decíamos que la puesta a punto en general favorecía a los pilotos pro, este año, a pesar de los esfuerzos decimos prácticamente lo mismo.

Tengo que destacar la sensación de excelente tracción del tren delantero, que por contra aumenta un poco la sensación de peso en el frente, pero que inspira confianza. también la parte trasera se mantiene siempre muy plantada, el control de tracción es un gran activo, esta moto se puede acelerar con ganas y confianza, jamás sentirás que te saca los hombros como una 450 (exagerando un poco, claro).

Los frenos son de 10, no hay nada mejor, buen tacto y potencia muy dosificable.

El embrague ¿hace falta hablar de esto? No desfallece nunca, inmejorable.

En KTM ya estudiaron el perfil del potencial comprador de este modelo, y la verdad creo que están más cerca que nunca de lo que este busca. Una moto que no exigiera tanto físicamente como una 450, que tampoco te tenga tan estresado como un 250 buscando siempre las altas rpm y usando a menudo el cambio, y todo ello junto a una gran ligereza para optimizar la manejabilidad. Componentes de lujo y detalles top como el control de tracción, arranque eléctrico etc. Todo esto lo cumple esta 350 que junto a su excelente calidad de componentes hacen que sea un modelo muy a tener en cuenta por su gran polivalencia y calidad, además de una fiabilidad bastante contrastada. Una buena compra sin duda, pero ¿es tu moto?, debes sincerarte contigo mismo y sacar conclusiones, KTM puso ante ti una opción que antes no había, pero nunca olvides que es una opción de ¡¡54 cv!!, eso sí, muy amigables. Si te animas, desde aquí, como siempre te diremos que la disfrutes y ¡¡gasta toda la gasolina!!

Texto: Miguel A. Galán

Fotografia: Carlos Andres Herrero