YAMAHA YZ 125 GYTR

DE TU A TU

 

 

En esta ocasión se nos brindaba la oportunidad de probar una de nuestras motocicletas preferidas en versión potenciada, y no era otra que la imperecedera YZ 125 con kit GYTR.

Además dispusimos del tiempo y medios necesarios para poder hacer una prueba a fondo en tres de los circuitos referencia en la zona centro. San Martín de la Vega, circuito rápido con grandes saltos, Sevilla la Nueva, más revirado y compacto y Santa Mónica (Villasequilla), una mezcla de los dos anteriores.

Tuvimos una gran suerte de encontrar los circuitos en un excelente estado debido al buen trabajo realizado y un poco de lluvia que fue la guinda del pastel.

Ya el año pasado probamos la YZ 125 2018 en versión estándar y la verdad quedamos encantados, sobre todo por la parte ciclo, y es que esta 125 es una de las mejores en cuanto a manejabilidad. Sus 88 kg, chasis neutral, buenos frenos y enormes suspensiones hacen que esta YZ sea una delicia de pilotar. Los limites los pones tu porque va sobrada de capacidades, tirar y tirar cada vez más fuerte es algo que la pequeña YZ acepta de buen grado y solo el motor puede ponerte algún limite, que, aunque agradable de conducir, es poco potente y es que 35 cv a día de hoy es una cifra un poco escasa y la competencia no perdona.

Por eso nos hacía tanta ilusión probar esta YZ 125 con kit GYTR (Genuine Yamaha Technology Racing), valorado en más de 2.000 euros que se compone de: Cilindro, pistón, culata, rotor, láminas, CDI y escape completo, además de contar con un kit de láminas Vforce, y un trabajo específico en la carburación de la moto. Nos consta que con todas estas piezas de competición la ganancia es de unos 3 cv por lo que llegaríamos a una potencia de 38 cv. Por esa razón Yamaha pone en el mercado este Kit, para que sus pequeños seguidores puedan disfrutar de las YZ125 y tener lo necesario para competir en sus campeonatos tratando de tú a tu a las evolucionadas KTM y Husqvarna, que llevan a la 125 azul 10 años de evoluciones constantes. Porque la parte ciclo sigue dando un comportamiento alucinante a esta moto, en cuanto a manejabilidad y aplomo, ayudado con las fantásticas Kayaba en su versión 2018.

Como ya sabéis las bondades generales de la YZ 125 2018 que os describimos en la prueba anterior, pasaremos directamente a los comentarios de los probadores:

 

 Miguel Ángel Galán:

Nada más arrancar percibimos que la moto suena de maravilla y ya en vacío se nota que el motor quiere subir rápido de vueltas y se siente que tenemos más “chicha”. Salgo al circuito y no se me antoja demasiado complicado sacarle partido a medida que voy rodando y me adapto a ella (vengo muy mal viciado de las 4t). Respuesta muy limpia que denota una perfecta carburación, un pequeño toque en la maneta de embrague y esta YZ empieza a soltar toda la caballería con contundencia. Si eres rápido o pesado este motor es un buen aliado, en esta cilindrada una inyección de potencia puede ser la diferencia.

Es cierto que en la YZ estándar puede ser algo más agradable de conducir a bajas revoluciones y es más fácil sentir la moto conectada al suelo con menos esfuerzo. Digamos que la YZ según sale del cajón tiene un motor agradable de conducir con unos medios excelentes y unos altos más que aceptables. Si le sumamos el kit GYTR pasa a ser un motor con unos medios más que aceptables y unos altos excelentes. No me he olvidado de la parte baja de revoluciones, estamos hablando de 125 ¿no?, no merece la pena ni mencionarlo, no busques ahí, hay muy poco.

Se puede decir que la YZ GYTR es un poco más exigente de conducir, mantenerla arriba en las revoluciones pasa de ser importante a vital, pero una vez que consigues esto la recompensa es grande. Realmente se puede rodar más rápido con esta mejora, puedes llegar con facilidad a saltos que con la versión de serie se complican, al menos con mi peso (87 kg) y es que si algo caracteriza a este motor es que, cuando el de serie se acaba y toca cambiar de marcha, este sigue tirando y tirando con un empuje excelente. ¿Merece la pena montar este kit? Si quieres estar delante, por supuesto, la mejora es notable y si eres rápido este kit puede marcar la diferencia.

Sin duda la conducción en una 125 resulta más estresante, pero cuando consigues llevar la moto bien enganchada al suelo a base de acelerador y tirarte en las curvas sin contemplaciones, nadie podrá quitarte la sonrisa de la cara al menos en unas horas, es una sensación única que solo te puede aportar una moto tan ligera y neutral como esta YZ 125, y es que, que no te engañen, el peso sigue siendo uno de los factores que más determinan la conducción de una moto, y esta es de las mejores.

Me encantaría que Yamaha renovase en un futuro su 125, con un nuevo motor más potente y una renovada parte ciclo, sobre todo cambiando el basculante por los modernos que cambian el enlace de las bieletas que está más que probado que funciona mejor. Para mí tendría un doble efecto positivo: la ilusión de meter una en mi garaje y definitivamente ponerme en serio para bajar de peso y formar buen tandem con esta ligera YZ.

 

Hugo Martiañez:

La YZ125 es una de mis motos preferidas, y como tal, se me hace difícil hablar mal de esta moto, pero hay que reconocer, que el motor de la YZ, está por debajo de la competencia, y si el fin de la compra de esta moto es la competición, requiere mucho trabajo para ganar los caballos necesarios para tratar de tu a tu a las KTM y Husqvarna, por eso en Yamaha han puesto en el mercado este Kit GYTR, para que tengamos una YZ, con un motor, digamos “actual”, y así los usuarios que la quieran para competir, puedan ser competitivos sin necesidad de grandes quebraderos de cabeza, una buena inversión si quieres ser competitivo al instante.

En cuanto al comportamiento de la moto, lo primero que nos cautiva es el sonido, cláramente más limpio y metálico que el motor de serie, y con una subida de vueltas supersónica, en marcha la moto sigue siendo una 125, sin nada abajo, pero sin ahogos, la moto no corre si llevas el motor fuera de la zona de potencia, bien arriba, pero no sufre los ahogos que en la unidad de serie a veces aparecen cuando abrimos gas sin tener el motor en su zona de confort. La diferencia más notable con el motor de serie es la estirada, quizá sacrificando un poco la zona media, que en la YZ125 de serie es muy utilizable si de una 125 hablamos, como decimos la YZ125 GYTR estira mucho, pero mucho es mucho, parece no acabar, y ahí es donde claramente supera a la moto de serie, pero cuidado, esta estirada hace que realmente la moto fuera de esa zona muy alta, baje de rendimiento, cosa que en la moto de serie quizá sea más amable, ya que la zona útil es algo más amplia, pero si eres un piloto con nivel, agradecerás que extra de potencia a costa de tener una zona útil algo más crítica.

En Yamaha con este motor han pensado en sus pilotos de competición y menos en sus usuarios de fin de semana, no obstante el Kit GYTR está pensado para la alta competición, y así es como se comporta.

Sin lugar a dudas, si compites dentro de la YZCUP, o en cualquier campeonato, ya sea de España o regional, y no quieres complicarte la vida con preparaciones, más o menos artesanales, y que a veces comprometen la fiabilidad de la moto, tu opción es el Kit GYTR, que montado y afinado te aportará ese extra de motor, que la YZ125 necesita, porque en cuanto a la parte ciclo y suspensiones, sigue estando en la cumbre aunque hablemos de una moto hecha en el año 2006 y actualizada muy poco en los últimos años.

Texto: Miguel A. Galán y Hugo Martiañez

Fotos: MS Fotografía