YAMAHA MX PRO TOUR 2018. PUEBLA DEL RÍO

 

Cómo es habitual en los últimos años, Yamaha España nos invitó a probar su cada vez más amplia gama de motocross de la marca de los tres diapasones, este año la gama crece, y ahora cubre desde la nueva 65 pasando por 85, 125, 250 2t, 250 4t y terminando en la 450 4t, vamos cualquier moto offrodad que necesites, Yamaha te la proporciona. Esta vez la ubicación era novedad, Puebla del Río, con un circuito preparado para la ocasión, y que además, albergaría una carrera del campeonato andaluz de motocross el mismo fin de semana. Yamaha nos permitió disfrutar de la gran mayoría de sus modelos, tanto las novedades, como de los productos ya establecidos.

Cómo es habitual en este evento, los periodistas podríamos probar las motos un día antes que los aficionados, que brillantemente pensado por la marca, pueden tocar, probar y sentir los modelos que deseen, para que así puedan hacerse una idea mucho más directa de cómo van las Yamahas y así tomar su decisión de compra posterior.

EL ESCÁNER/ LA FICHA TÉCNICA

Yamaha nos daba varios modelos para la prueba, este año con alguna novedad, cómo la YZ125 con Kit GYTR, que podéis leer su prueba más a fondo en nuestra web https://mxmotocross.es/prueba-yamaha-yz125-2018-kit-gytr-de-tu-a-tu/. También tendríamos la YZ125 de serie, y cómo no, las record de ventas de la marca, la YZF450 de serie, la YZF450 en configuración GYTR, además de la estrella de este año, la nueva Yamaha YZF250 2019.

Antes de saber cómo funcionan estas maravillas en el precioso circuito de Puebla del Rio, vamos a dar un repaso a las novedades técnicas.

Empecemos por la que apenas recibe novedades, el año pasado la YZF450 recibió las grandes actualizaciones, y cómo es habitual, para este año, se han limitado a pulir algunos detalles, entre las escasas novedades, la sustitución de las punteras de horquilla, para alojar un eje de mayor diámetro así como unos nuevos casquillos, nuevos ajustes en los settings de suspensiones, para dotarlas de mayor rigidez dando algo más de estabilidad al conjunto, y para finalizar, han sustituido el espumado del asiento para que sea algo más firme, hasta aquí la lista de novedades en la 450.

La niña bonita esta temporada es la YZF250 2019, que recibe casi todas las novedades que introdujo su hermana mayor el año pasado, y alguna más que se echa de menos en la 450 este año.

Empezando por el motor, la nueva La YZ250F 2019 cuenta con un diseño de motor totalmente nuevo que incluye arranque eléctrico, una nueva culata, nuevo pistón forjado con cabeza rebajada, un nuevo perfil del árbol de levas, nueva geometría del cilindro, nuevo cuerpo de inyección Mikuni,  nuevos radiadores y un embrague de mayor diámetro, que con el refuerzo de los piñones de la caja de cambios, hacen un motor de casi nueva factura, y la guinda a todo el pastel, la herencia de su hermana mayor, la App Turner, o lo que es lo mismo, la posibilidad de variar las condiciones del motor con tu móvil, y como novedad, la posibilidad de elegir dos mapas de motor con un botón en el manillar, opción que la 450 no monta.

La parte ciclo también ha sufrido grandes novedades, el chasis es de nueva factura con un diseño más lineal en sus vigas centrales, retrasando ligeramente la posición del motor y con ello, el peso, para así lograr una mayor tracción y estabilidad. En el apartado suspensiones, siguen fieles a Kayaba, la suspensión más probada y más alabada del mercado sin duda, que para este 2019, recibe nuevos setting para adaptarla al nuevo chasis, y por último, se ha reducido la anchura del conjunto, reduciendo 9 mm el asiento en su zona lateral y la carrocería a la altura de los radiadores, para conseguir así una sensación de mayor ligereza del conjunto.

En cuanto al modelo YZ125, sigue sin recibir cambios,  la base que viene del 2006 hoy sigue siendo muy efectiva, hace dos años, tanto la pequeña 125 como la 250 renovaron  el disco de freno delantero incorporando uno de 270 mm, y este año sólo el cambio de gráficos se puede considerar como variación del modelo 2018, aunque los rumores apuntan a que Yamaha ya trabaja en un modelo 125 de nueva factura ¿Será verdad?

AL PAREDÓN /LA PRUEBA

Manos a la obra, un montón de motos, y 25 minutos por tanda y moto para sacar el máximo de conclusiones. El circuito nos recibe en un estado impecable, totalmente arado regado y sin ningún bache, circuito este, de nueva factura, hecho para la ocasión, y que marcaba un trazado muy divertido combinando las zonas rápidas con zonas algo más técnicas, con saltos pequeños pero bonitos y bien hechos, lo dicho un circuito para disfrutar de las máquinas azules.

La prueba comienza con la YZ125 de serie, una moto probada y reprobada, pero que cada vez que tenemos oportunidad de probarla nos rejuvenece unos cuantos años. La YZ se sigue mostrando competitiva, y con las virtudes apuntadas los últimos años, agilidad, nobleza, y motor progresivo. Los primeros metros con la 125 nos dejan muy buen sabor de boca, la moto entra en curva con una sola insinuación, aun así lo que más nos gusta es la estabilidad y aplomo de la moto, “navega” por la arena sin apenas mover su dirección, y dando una seguridad que invita a echar el culo atrás y acelerar a tope sin preocuparnos por la rueda delantera, mucho tiene que ver en la gran estabilidad que de nuestra la moto el setting de suspensiones, no paramos de alabar año tras año las virtudes de las Kayaba SSS, pero es que cada año nos gustan más, y en la 125 han acertado de lleno en su puesta a punto, en cuanto al propulsor de la pequeña YZ, sin apenas evolución en estos años,  se muestra progresivo y con unos bajos impensables hace años, aunque no nos engañemos, la moto hay que llevarla en la zona alta de revoluciones, que es donde saca relucir todo su carácter, y en manos expertas puede ser un arma mortífera, pero esta facilidad de conducción, puede acercar este modelo a cualquier usuario, no solo a jóvenes que se están iniciando en el Motocross y la competición, sino a cualquier usuario, con experiencia o sin ella.

Segunda parada, la más esperada, la nueva YZF250 2019, y sí, es verdad la moto se nota más estrecha, cuidado, no es una moto estrecha, es la más ancha de las 250, pero respecto al modelo 2018, la moto se nota, y es más estrecha, y otra novedad, botón de puesta en marcha, la moto arranca a la primera y comenzamos a recorrer el circuito de Puebla, y lo primero que notamos es su motor más poderoso en la zona media, pero además la moto empuja con algo más de fuerza que la 2018, con lo que tenemos un motor claramente mejorado, porque no pierde el talante de su modelo anterior, pero mejora en potencia y sensación de PAR en la zona media-alta, esto nos ayuda mucho en la zona de curvas enlazadas, o en la zona de woops del circuito, porque puedes estirar la marcha un poco más allá y si el motor cae algo de vueltas, no necesitas abusar del embrague, la moto recupera como si fuera un motor de 300 cc, incluso en alguna salida de curva la rueda delantera se levanta algo más de la cuenta. A falta de probar el resto de motos de la competencia, creo que la Yamaha va a estar liderando el apartado o peleando con la siempre potente KTM. Además cuenta con la posibilidad de elegir entre dos curvas, que en modo estándar, se nota poca diferencia entre ambas, aunque si es cierto que una de ellas se nota algo más potente en su estirada.

La mejora en el motor viene acompañada con el chasis de nueva factura, el comportamiento de la moto cambia, ahora es más precisa, entra en la curva con facilidad, aquí sigue sin convencernos, pero una vez dentro la moto dibuja la trazada sola, el nuevo chasis hace la moto más rígida, y eso hace que tengamos que cambiar algo nuestra conducción, hay que ser un poco más agresivo en mitad de la curva y dejar que lo moto haga el resto, es en ese momento cuando empiezas a rodar más rápido y cuando empiezas a ver que esta moto es mejor que la del año pasado, entrada en curva, gas con la moto inclinada, porque si no eres agresivo con el gas, la moto se cae hacia el interior de la curva y es en el momento que entiendes eso, cuando empiezas  a rodar deprisa y con una precisión que hace a esta YZF250 un arma muy efectiva. Las suspensiones cumplen con su cometido de manera excelente, el año pasado la moto se notaba algo alta de la parte trasera, ahora lo han solucionado con el nuevo amortiguador, que se comporta de manera muy efectiva, y la horquilla, aunque algo seca, absorbe cualquier irregularidad  a la manera Kayaba, con dulzura y firmeza a partes iguales, aunque este año los nuevos settings nos harán trabajar algo más sobre ellas. En el apartado frenos, la moto cumple, quizá algo escasa en el freno delantero, pero también con algo más de rodaje seguro que el tacto mejora ya que el año pasado el freno se comportaba de manera excelente.

La dos últimas motos que probamos en la jornada son las 450, la YZF de serie y la YZF450 en configuración GYTR, ya el año pasado Yamaha dio un paso adelante con su potente MX1, y este, sin apenas cambios sigue siendo una de las mejores 450, o la mejor, motor con potencia a raudales, quizá demasiada, pero progresiva, el golpe de gas inicial asusta algo menos que en años anteriores, aunque ese, sea quizá la peor virtud de este motor, aunque la respuesta se ha dulcificado, sigue siendo una moto con cierta dificultad y que enseña los dientes más de la cuenta, con lo que a los pilotos novatos les puede complicar algo la vida, ese puede ser el único pero de esta moto, aunque se puede trabajar con la App Turner y mejorar según tu nivel, porque desde luego, ese carácter a muchos también les gustará. Todo lo demás en este motor es sobresaliente, motor elástico, con una zona media fantástica que permite utilizar la misma marcha que casi todo el circuito, porque en las zonas lentas, si no bajas una marcha te saca sin problemas facilitando el trabajo enormemente, y arriba, la moto es un avión, corre mucho empujando sin término, el comportamiento de la moto en general es fantástico, el año pasado Yamaha dio un paso adelante y eso sus pilotos lo agradecieron, notamos que la parte delantera aporta más aplomo, da más confianza, y eso junto al mejorado equilibrio del chasis hace que la 450 sea fácil de conducir. Es una moto que te permite improvisar, la moto tracciona de maravilla y cuando tenemos que cambiar nuestra trazada de la vuelta anterior se deja sin quejarse, y además de todo esto, la moto se muestra muy precisa, piensas meterla por aquí y entra sin despeinarse, aporta más confianza y además sigue ofreciendo una estabilidad inmejorable, sin lugar a dudas el chasis de la Yamaha puede ser el mejor de la categoría. Las suspensiones siguen aportando una comodidad en el pilotaje brutal, aportando confianza y resistencia a raudales, es que no se nos puede ocurrir nada mejor, cubre todas las necesidades y se adaptan a cualquier tipo de pilotos sea cual sea su nivel. Son una maravilla en cuanto a funcionamiento además de ser una garantía en cuanto a fiabilidad y requieren un mantenimiento de lo más básico, lo dicho muchas veces, lo mejor a lo que un aficionado del motocross puede acceder. Frenando está en el límite, frena lo suficiente, pero sin locuras.

La YZF450 GYTR, difiere poco con la 450 de serie, básicamente, la GYTR se comporta de una manera más progresiva, el motor tiene algo menos de carácter en la zona media baja y eso, para nuestro gusto hace a la moto más conducible y más asequible a todos los niveles, y además parece que empuja algo más arriba, con lo que el motor gana enteros respecto a la moto de estricta serie.

Yamaha vuelve a dar un paso adelante con su gama de off road, si el año pasado volvió a ponerse en lo más alto con su modelo YZF450, para esta temporada, se vuelve a superar con su YZF250, que hereda las mejores cosas de su hermana mayor, y además supera a esta en algunos aspectos, con lo que, ahora mismo, Yamaha está llamada a dominar en ambas categorías.