El pasado domingo, y con la participación de nada menos que 370 pilotos y un fenomenal ambiente, se celebraba en la localidad madrileña de Las Rozas la novena edición de la San Silvestre Endurera, el tradicional cross country por equipos que se ha convertido por derecho propio en la gran fiesta nacional de cierre de la temporada «off road».

Para esta ocasión, Gas Gas había inscrito a su piloto oficial Jonathan Barragán, que hacía equipo con el veterano endurista portugués Gonçalo Cardoso, y Sherco contaba también con un representante «factory», Mario Román, en pareja con el austriaco Florian Kirchmayer, no pudiendo finalmente Alonso Trigo sumar esfuerzos a la ofensiva «azul», al no recibir a tiempo su nueva 300.

También hacían importante acto de presencia los equipos Zona Paddock, con el ganador de 2014 Carles Salsench en sus filas y acompañado por el «rallyman» Dani Sordo; el Oficial Team de Ernest Daban; los dominadores de la pasada edición de la Copa Enduro 4 Estaciones, Iñaki Ardaiz e Iker Alemán; y un notorio grupo de mujeres, capitaneadas por Sandra Gómez y Humi Palau. 

La mejor arrancada la protagonizaba Urko Aramendia, haciéndose acreedor con ello al premio «Holeshot KTM», pero era Jonathan Barragán quien enseguida tomaba el mando de la carrera, seguido en primera instancia por Mario Román. Se anunciaba pues un cerrado duelo Gas Gas-Sherco, pero el dúo de Husqvarna integrado por Carlos Abel y Alex Gamboa quiso igualmente sumarse al festejo e imprimió un fortísimo ritmo, consiguiendo situarse a espaldas del equipo Gas Gas y manteniendo esa posición hasta la bajada de la bandera a cuadros, por delante de la escuadra Sherco. 

La vuelta rápida en carrera se la adjudicaba Barragán –premio «Hot Lap Husqvarna»– y las victorias en las categorías Familia y 100 Años quedaban en manos de los equipos Alfredo Lancha/Santiago Lancha y Fernando Arroyo/Carlos Navarro, respectivamente. Las firmas HeboPOD, y Sacromonte Off Road, por último, darían un toque adicional de emoción al acto de entrega de premios, al ofrecer una serie de sabrosos regalos para sortear entre los participantes, que se sumaban a las diez entradas cedidas por el organizador del Superenduro de Madrid

Jonathan Barragán: «la verdad es que todo ha salido redondo. Gonçalo, mi compañero de equipo, ha rodado deprisa y desde un primer momento hemos tenido una clara opción de triunfo, aunque había rivales de peso y el dúo Carlos Abel-Alex Gamboa también ha mostrado mucha velocidad en pista. Tras la salida me he puesto segundo y enseguida he pasado a liderar la prueba, manteniendo un ritmo con el que me sentía a gusto y tranquilo. Eso sí, en la segunda mitad de la carrera el cansancio se ha notado, sobre todo, porque se han formado muchos baches, y también había que estar muy atento con los pilotos más lentos. Yo no había tocado mucho la moto desde los pasados Seis Días de Chile, así que he acusado una cierta falta de forma». 

Gonçalo Cardoso: «en mi primer relevo se me han sobrecargado un poco los antebrazos, porque no estoy acostumbrado a la duración y ritmo de un cross country, pero en los siguientes cada vez me he ido encontrando mejor y hemos podido terminar bien. Quiero agradecer a Jonathan y a Gas Gas esta invitación para venir a participar aquí, porque el circuito me ha gustado mucho y el terreno estaba perfecto. Creo además que este formato de competición tiene muchas ventajas con respecto al del enduro, que es lo que yo practico habitualmente, puesto que resulta más sencillo y económico, al margen de que te permite competir más cerca de las grandes ciudades».